Responsabilidad II

He leído mucho sobre desarrollo personal además de dedicarme a ello profesionalmente. Llega un momento en la vida donde nos damos cuenta de cómo nos hemos ido construyendo una personalidad para ser aceptado por los demás, y en primer lugar, desde luego, estan nuestros padres.

Cuando uno toma conciencia de esto, es duro, pero también entiendes que es una conducta normal en cualquier niño, ya que todos buscamos afecto. Es un comportamiento infantil pero lógico.

Llegados a este punto, solemos investigar quienes somos realmente, qué es  nuestro y qué es lo que construimos para agradar al otro, o encajar en determinado ambiente.

resiste

El paso realmente valiente es despertar a que en último término te formaste esta personalidad para poder gustarte a ti mismo, aceptar que para gustar al otro no me dejé ser quien soy.

La madurez se alcanza cuando uno toma la responsabilidad total de comportarse como lo hace, y esto es posible cuando nos damos cuenta de que hay una parte que no mostramos porque es a nosotros mismos a quien no nos gusta.

Es más fácil manipular al otro para te acabe aceptando como eres, que manipularte a ti mismo para aceptarte con todo lo que no te gusta de ti.

Creemos que si consigo que los de fueran acepten mis demonios y me sigan queriendo habré solucionado los problemas.

El momento crítico deviene precisamente cuando lo hacen, cuando nos aceptan con nuestros defectos, porque entonces terminó nuestra lucha por que me quiera el otro, ya no podemos desviar nuestra atención y vemos la cruda realidad; vale tú me quieres , me aceptas, pensé que eso me daría la calma pero, ¿qué hago yo ahora si sigo sin gustarme?. Te agradezco que me aceptes con mis limitaciones, con mis miedos, con mis incoherencias, con mi agresividad, mezquindad, o egoísmo. ¡¡¡Pero yo no me puedo aceptar así ¡¡¡¡¡¡¡¡Yo tengo que ser perfecto, eso es lo que aprendí.

Ahora no sería válido volver a construirme un personaje que me guste a mí bajo los parámetros que aprendí. Tengo que aceptarme en este momento, incondicionalmente, sin esperar que se produzca ningún cambio en  mí para poder quererme, ni siquiera poner como condición que llegaré a ser otro, alguien que no tenga rabia o malos pensamientos. Tengo que aceptarme humano, con todos nuestros defectos y virtudes.

Vanesa Saavedra

The URI to TrackBack this entry is: https://vanesasg.wordpress.com/2008/04/07/responsabilidad-ii/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Ayer me llegó una cita, que define muy bien cuando te responsabilizas de ti:

    “La transformación es lo que sucede cuando el dolor de permanecer igual es mayor que el dolor de transformarse”.

    Maestro Rav Berg

  2. hola Concha: me encanta la cita y tiene que ver completamente con mi camino como ya os contaré algun dia.llego un momento donde mi miedo a no vivir supero con creces al de morir y tuve el valor de tomar muchas decisiones que conllevaron cambios y por supuesto despedidas.

    un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: