La memoria del cuerpo I

Cuando era pequeña fui a una fiesta de moros y cristianos en Aravaca y un caballo se desbocó. El caballo corría incontroladamente por una calle en  la que yo estaba  con mi familia y cientos de personas más.

La reacción normal de la gente fue retirarse a los soportales para refugiarse, pero yo me quede paralizada justo en medio de la calle. En el último momento mi madre reaccionó cogiéndome por el pelo y quitándome de la trayectoria del caballo.

10 años después estaba de vacaciones con unos amigos y propusieron que fuéramos a montar a caballo, yo había olvidado completamente el incidente de mi infancia y me pareció una buena idea.

Cuando me acercaban el caballo que yo iba a montar se me llenaron los ojos de lagrimas y sentí miedo, pero me daba vergüenza decírselo a mis amigos porque ni yo misma sabía que me pasaba. El resultado fue que el caballo olió mi miedo, se desbocó, y perdí los estribos y las riendas.

Ahora sé que el cuerpo tiene memoria y aunque parezca increíble, la conclusión que sacó es que paralizarse me salvó la vida, porque de hecho aunque mi madre fuera la que me apartó del peligro, el resultado fue que me salvé y, ante una situación similar, el cuerpo tira de archivo y reproduce los mecanismos que  creen que le salvarán.

Este es solo un ejemplo de cómo estamos condicionados por lo que Annie Marquier llama “memorias activas”, y como éstas condicionan nuestra vida restándonos libertad.

Cuando trabajamos el cuerpo (no olvidemos que es el mapa del consciente/inconsciente) tenemos la posibilidad de irlo liberando de estas “memorias activas” aumentando la conciencia y ganando cotas de libertad en nuestro día a día.

Vanesa Saavedra

The URI to TrackBack this entry is: https://vanesasg.wordpress.com/2008/09/29/la-memoria-del-cuerpo-i/trackback/

RSS feed for comments on this post.

8 comentariosDeja un comentario

  1. […] Mi primer enlace es este: La Memoria del Cuerpo I. […]

  2. Vanesa,

    Muy curioso esto que cuentas porque en el espacio sucede lo mismo. Desde mi experiencia personal hasta en mi labor profesional suelo comprobar como lo que sucede en nuestra vivienda se suele reproducir en nuestro lugar de trabajo, o lo que sucede en nuestra vivienda habitual suele reproducirse también en una segunda vivienda. Y esto sucede aunque se trate de espacios bien diferentes entre ellos, incluso con orientaciones opuestas. Supongo que se trata de esa memoria activa intentando hablarnos desde donde puede, hasta que la oigamos.
    Un fuerte abrazo,

  3. Hola Maru,la verdad es que es una gozada cómo podemos ver el inconsciente hablándonos, ya sea a traves del espacio, o del cuerpo u otras tantas herramientas.ademas como hemos visto es interesante utilizar varias de ellas para pillar desprevenido a nuestro ego.Menos mal que tengo a mi lado a una experta en el espacio que ayuda a seguir leyendo mi inconsciente…..

    Un abrazo

  4. tengo heterocromiaaaaaaaaa total

  5. re bonito ese caballo yo quisiera q me regalaran uno asi

  6. Yo quisisera un caballo asi, me encantan. Mi madre tuvo algo parecido. Lo que pasa es que ella e cayo del caballo y se tuvo que agarrar de la pata para no morir. Tuviste suerte de no caerr del caballo.

  7. es una vellesa de caballo aaaaaaaaaaaaaaaayyyyyyyyyyyyyy

  8. que bello yo quisira tener un caballo asi que lindo de veras chaooooooooooooo deverdad q lindo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: