Responsabilidad IV

CAUSA O CONSECUENCIA

 

En mi opinión hay dos maneras de andar por la vida: con responsabilidad o sin ella. Puede parecer simple pero hay una  gran diferencia entre ambas.

 

No es lo mismo creer que la vida es algo que te sucede, que deriva en una actitud de resignación, a ser dueño y creador de tu vida que lleva a la aceptación y a la creación.

 

Las personas que caminan con responsabilidad cuando llegan a mi consulta lo que quieren es trabajar la causa y no sólo ponerle un parche a la consecuencia.

 

Cualquier patología corporal es una consecuencia de algo que no funciona  en nuestra conciencia. Es un mensaje hecho materia en un lenguaje corporal que nos puede llevar a la causa de una creencia arraigada en nuestro inconsciente, y por tanto, a la liberación de la misma y a la libertad de caminar por nuestro verdadero camino.

 

He de reconocer que me causa cierta frustración cuando trabajo con alguien que sólo busca la desaparición del dolor o molestia por el que viene a mi consulta. Pues si bien es cierto que éste acaba desapareciendo y el paciente se va satisfecho, yo me siento desilusionada.

Sé que es un parche y que con el tiempo el síntoma volverá a aparecer en el mejor de los casos, o te comunicará el desorden en tu conciencia de una manera más drástica.

 

Como todo en la vida es una cuestión de elección: ¿tú que decides?.

 

Ayer hablaba con una paciente que me decía que no le gustaba su pecho y lleva tiempo pensando en operarse. Por motivos personales también yo tengo un problema con mi pecho y le decía a ella: a mi lo que me preocupa de que no me guste mi pecho es que sé que tengo un problema con vivir las emociones, estoy bloqueada en un punto de mi historia personal que me impide vivirlas con naturalidad y lo que realmente me apena es saber que me estoy perdiendo sentir la vida y, en esa dirección me trabajo.

Llevo tiempo buscando qué es lo que me impide sentir y sé que una vez lo resuelva mi pecho volverá a gustarme porque él es sólo el reflejo de mi manera de relacionarme y vivir las emociones.

He tratado con personas operadas del pecho y en ningún caso he visto que eso les haya hecho resolver sus problemas con las emociones. Eso es algo que pasa por aumentar tu nivel de conciencia  y no el tamaño de tu pecho. No es que yo esté en contra de las operaciones de estética simplemente digo que convendría hacerlo con conciencia y que al igual que no conozco a nadie que por operarse se relacione mejor con sus emociones, tampoco he conocido a nadie que sepa vivirlas  y no le guste su pecho, sea del tamaño que sea.

Vanesa Saavedra

The URI to TrackBack this entry is: https://vanesasg.wordpress.com/2008/10/17/responsabilidad-iii-2/trackback/

RSS feed for comments on this post.

5 comentariosDeja un comentario

  1. Últimamente me encanta todo lo que vas escribiendo, creo que porque también estoy trabajando en la misma dirección que tú con mis emociones.

    El primer libro que leí que trataba algo de estos temas fue “Usted puede sanar su vida”, de Louis Hay, después “Sana tu cuerpo”. Ella tuvo un cáncer y salió de él prácticamente sola. Decía que cuando a alguien le diagnostican un cáncer y, tras “curarse”, reaparece es porque ha puesto un parche, pero no ha ido al fondo del asunto, a saber cuál era la relación entre su enfermedad y él mismo.

  2. A mi siempre me pesó mucho la responsabilidad, hasta que entendi que ésta era igual a libertad. Ahora, de vez en cuando me da vertigo, pero nada que no sea “capaz” de superar.

    Leyendo tu exposición sobre el pecho me ha entrado la risa, por mi inconsciencia, a mí el mio me encanta y, sin embargo reconoczco que estoy pez en el terreno de las emociones, pero nada que no sea “capaz” de aprender. Por cierto, a mi la protesis me recuerda a una espacie de armadura…

    También soy “capaz” de darte un fuerte abrazo,

  3. […] Dos post con lo que me identifico… Me ha encantado ver estos dos post, porque me identifico totalmente, es como si fueramos familia, me encanta la esencia de los dos: – ¿Por qué nos sentimos mal? – Responsabilidad IV, Causa o consecuencia. […]

  4. Hola Concha,primero me quedo pendiente decirte que me alegro de que la gente te encuentre mucho mejor, ya sabes que para mi el cuerpo es como el algodon ,no engaña, y esa es muy buena señal de un ben proceso.

    Estoy contigo, Louis Hay hizo una labor enorme en esto de la relacion mente/cuerpo, muchas veces he usado la lista de relacion entre sintoma y causa que tiene en uno de sus libros.

    Un abrazo

  5. Hola Maru,pues digo yo que si tu eres “capaz” ,yo “puedo” ,jajaja. La responsabilidad es lo que tiene que permite romper con muchos límites y escalar montañas hacia la libertad.Lo que muchos no saben es que tú te has propuesto subir al Himalaya……y que yo “puedo” acompañarte……

    Un poderoso abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: