Confianza

Hace años como sabéis tenía  dolor de oídos crónico. Con el trabajo personal descubrí que era porque escuchaba demasiado el criterio de los demás y me quedaba con aquello que me decían, creando un gran desequilibrio en mis oídos, entre lo que entraba y salía.

 Hice todos los ejercicios y trabajos que estuvieron a mi alcance para mejorar pero, como a todos, me llegó el momento de hacerme cargo de mi fe , la fe que había puesto en determinadas técnicas tenia que llevarla a mi corazón.

Con mi problema de oídos tenía que ponerme tapones para bañarme, no podía ni siquiera meter la cabeza en la bañera sin desencadenar una otitis . Incluso una vez mi padre se puso a jugar con el agua del lavabo  salpicándome una gota en el oído y tuve una otitis tres días.

 En la medida que me fui trabajando mejoraron mis oídos hasta no tener ningún síntoma, sin embargo seguía bañándome con mis tapones.

Un día estaba en una piscina, con mi padre por cierto, y  me dije:  bueno Vanesa estas curada, ya sabes escuchar y

desprenderte de lo que no te vale, es el momento de meter la cabeza en el agua. Di un salto y me sumergí de cabeza 

Por supuesto no paso nada a mis oídos, estaban perfectos, bueno si pasó, fue un momento muy emocionante en mi

vida donde descubrí que la fe mueve montañas.

Ahora ya no uso tapones para los oídos  e incluso me tiro de cabeza.

Para que esto sucediera fue necesario hacerme cargo de mi fe, si no hubiera creído que era posible, hubiera cogido

una infección seguro.

A veces los pacientes  se quedan en la mejoría de los síntomas pero cuando van a tirarse de cabeza a la piscina me

preguntan :

¿Pero de verdad que no me va a pasar nada? …. es que yo de toda la vida….porque ya mi madre también tuvo,…..

 pero¿ y si me meto poco a poco?……..

Como dijo alguien muy sabio:” puedo enseñarte a andar pero no puedo andar por ti”.

Hay un momento donde hay que lanzarse a la piscina de lo desconocido para crecer y comprobar en propia piel los milagros de la vida.

 Vanesa Saavedra

The URI to TrackBack this entry is: https://vanesasg.wordpress.com/2008/10/28/confianza/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. Una experiencia muy aleccionadora, Vanesa. Dicen que cuando te duelen los oídos no te gusta lo que oyes, algo parecido a lo que nos cuentas. Cuando duele la garganta, por ejemplo, es por un proceso de cambio o falta de poder ante alguien o ante algo. He tenido dos etapas de un cambio de percepción y actitud brutal (hace unos años y hace poco), ambas has entado precedidas de unas faringitis y afonías tremendas, que, una vez segura de mí… no han vuelto a aparecer. En casa siempre me decían que todo lo que me pasaba era porque cogía frío… Nanay… digo yo🙂

    Y en todo ello la confianza, la fé o la atracción de hechos mediante el pensamiento es fundamental. Primero has de trabajarte por dentro para entrar en la piscina con esa seguridad con la que tú lo hiciste.

    Besos

  2. Hola Vanesa,

    Coincido contigo.

    Llegado un punto, no hay más espacio para teorizar; no tiene sentido.

    Para saber que es verdad la teoría, hay que sentirla en experiencia viva: hay que vivirla.

    El salto a la piscina me parece una acertada imagen.

    Gracias por compartir la sabiduría de tus vivencias.

    Abrazos,

    juan

  3. Hola Concha,es fascinante el lenguaje del cuerpo ¿verdad?.ademas de los oidos tuve dolor de garganta muchas veces, sinusitis cronica,dolor de piernas, gripes constantes, cansancio cronico, llagas en la boca………en fin una somatizadora nata vamos y por eso, por la propia experiencia, necesito contar que toma de la conciencia de los mensajes que me daban hizo inutules los sintomas…..no es magia ,es la vida que por cierto incluye la magia.

    un abrazo

  4. Hola Juan,como le decia a Concha me siento en la obligacion de compartirlo ,son tantas las cosas aprendo,es tanta la magia que existe en el lenguaje del cuerpo y tanas estadisticas condicionantes de como cursa una enfermedad que quiero aportar mi granito de arena para recordar que el que quiera puede tomar la responsabilidad de salir de ellas.

    un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: