No te limites I

Las diferentes corrientes del mundo esotérico y espiritual nos hablan de la figura del “Ego”. En líneas generales dividen al ser humano en dos: nuestro “Ser interno” que tendría que ver con nuestra alma y parte divina y el ”Ego” o personalidad como la estructura que hemos construido para manejarnos en sociedad.

Muchos son las terapias y terapeutas que cuando les consultamos, en función de nuestros actos y siempre con buena voluntad, nos informan de si es el “Ego” o nuestro “Ser interno” quien está dirigiendo nuestra vida.

Curiosamente estas mismas filosofías hablan una y otra vez de la importancia de no juzgar y lo proponen  como un objetivo a alcanzar y  principal diferencia de la moral judeo-cristiana.

Otra de las premisas en este tipo de corrientes es que “todo es perfecto”, pero  en la práctica cuando algo es socialmente no aceptado  nos dicen que estamos actuando desde el “Ego” y por eso “nos va mal”.

En mi opinión no hay gran diferencia entre sentir que estoy actuando mal porque lo hago tentado por el diablo o por el Ego. En definitiva lo que estoy haciendo es juzgar lo que sucede en mi vida y negando el principio de perfección.

El mundo esotérico seguramente esté en evolución como tendría que estarlo la  religión y ambos podrían revisar estas contradicciones.

Como terapeuta he visto que cuando no juzgas ni intentas creer que sabes  lo que tendría que hacer el paciente para estar acorde con su “Ser interno” sino que das por supuesto que lo está haciendo, su evolución es cuántica, es decir, la persona acaba encontrando un camino propio y a su maestro interior, abandonando la desagradable sensación de que algún día será mejor…….que ahora.

Vanesa Saavedra 

The URI to TrackBack this entry is: https://vanesasg.wordpress.com/2009/05/25/no-te-limites-i/trackback/

RSS feed for comments on this post.

6 comentariosDeja un comentario

  1. Hola Vanesa !

    Comparto plenamente tu escrito. El acto/reacción de juzgar está tan incrustado en nuestros patrones más primarios y en nuestro modelo de convivencia, que resulta casi una proeza permanecer unos minutos sin enjuicar nada ni a nadie.

    Lo que comentas me ha hecho asociarlo a un inspirar y espirar: fluir con la vida -con lo que es- y soltar lo que empaña a nuestro “sol interior”.

    Profundizar en la “aceptación” es también una vía de restarle energía a la naturaleza enjuiciadora del ego.

    Un abrazo,

    juan

  2. Yo pensaba como usted antes, hasta que aprendí un concepto que suelo utilizar ahora “amor responsable”, éste término se utiliza en Proyecto Hombre, para cuando ves que alguien se tuerce, se abandona, hacerlo consciente de lo que hace, ese preocuparte por él es el amor responsable, el dejarlo, ni ayuda a uno ni al otro, es pasividad.

  3. Hola Juan,creo que de todas las cadenas que traemos el juicio es de las mas gordas y con mas vueltas pero aqui estamos intentando desanudarlas…..

    Un abrazo.

  4. Hola biomoneo,dentro de la ayuda ,quizas es a lo que me referia en el articulo , hay muchos matices . creo que la mas efectiva es cuando le brindas un espacio al otro para encontrar su propio camino aunque parezca el equivocado a los ojos del terapeuta, por eso yo intento informar pero no dirigir porque creo que solo uno sabe como acertar en su propia vida .En mi opinion creer que alguien se tuerce o se abandona puede ser un juicio subjetivo aun en un tema tan complicado como el de la droga.
    Muchas gracias por compartir tu opinion y visitarme.

    Un abrazo

  5. Totalmente de acuerdo contigo Vanesa, lo sabio es propiciar que el otro encuentre su propio camino dentro de si mismo, no dirigiendo desde nuestra perspectiva ya que nuestra verdad puede no ser lo mejor para otro. Para mi el amor implica ser respetuoso de esa libertad y el hecho de escuchar ya es parte del amor. Informar lo que consideremos necesario, pero finalmente la decisión está en cada uno y no podemos interferir con esa libertad, de lo contrario estaríamos manipulando al otro y ese no es el propósito de una terapia o ayuda. Como dice Juan tenemos que actuar desde la aceptación de los demás.
    Un abrazo

  6. Hola Carmen,”nuestra verdad puede no ser lo mejor para el otro” resume sin duda lo que queria expresar. En consulta veo como ante la misma experiencia cada persona tiene un aprendizaje diferente y no podemos saber de antemano cual es porque cada uno tenemos unas experiencias diferentes y no hay un “deberia aprender esto” sino un sin fin de aprendizajes, tantos como personas.

    Un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: