El perdón:autopista hacia el cielo

“Algunas personas buenas acaban en el infierno sólo porque no saben perdonarse”.

El camino del perdón es la llave del paraíso ya que es la aceptación de lo que soy sin juicio ni culpa.

El año pasado por estas fechas escribía: “el universo necesita que soñemos para demostrar su  poder” ………pues he aquí mi aportación y mis sueños:

Yo este año le pido a los reyes que me enseñen a perdonarme y me libere de todos los juicios aprendidos sobre lo que es bueno o malo sentir, discernimiento, sentido del humor, valentía ,amistad y amor verdaderos y que mi mente (ego, personalidad),me ayude a manifestar lo que es y lo que soy..

¡Felices Reyes!

Vanesa Saavedra

El perdón.

Una paciente viene a consulta y me comenta que está enfadada  con alguien que “nunca“ le devuelve las llamadas o lo hace demasiado  tarde y que cuando le ha pedido ayuda ha intentado escurrir el bulto y así un sinfín de quejas más. Hacia 5 años habían estado muy unidos y su comportamiento era totalmente diferente.

Me comenta que ella no se  comporta así  “jamás” con ningún amigo  y me pide ayuda para aceptar la situación pues, a pesar del tiempo y de que ha intentado aceptar que esa persona es como es  y no puede cambiarla, cada vez que tiene contacto con ella siente una gran decepción.

La paciente hace una rápida revisión mental de su comportamiento con sus amigos citando a 6 o 7 personas y constata que ella siempre les devuelve las llamadas , contesta a los mensajes y acude si le  necesitan.

Sin embargo, cuando le pregunto si además de esas personas que considera sus “principales” amigos se  relaciona con más gente, reconoce que de una forma más o menos regular lo hace con una docena más aproximadamente.

En seguida cae en la cuenta de que a  esos amigos “secundarios” muchas veces no les contesta o lo hace demasiado tarde y alguna que otra vez se ha escaqueado cuando le han pedido ayuda , quizá precisamente por considerarlos secundarios.

Pero la acción  es la misma sean principales o secundarios y si ella no perdona al que le trata como ella misma hace , no podrá perdonarse algo que como hemos visto ni siquiera tenía consciente.

El perdón se conquista desde dentro , Una vez que reconozco mi acción y me la perdono el perdón al otro llega solo, porque ¿ Cómo voy a enfadarme con alguien que hace lo mismo que yo?

¿Por qué será que la imagen de pedir perdón es la unión de nuestras manos? Quizás signifique sólo la aceptación  con mi mano derecha de  lo que hace mi mano  izquierda ,o lo que es lo mismo, la aceptación de mis luces y mis sombras ……..

Vanesa Saavedra

Curso FSC: aprendiendo a caminar.Monográfico de piernas.

  “Para cada estado de conciencia existe un estado correspondiente de fisiología”

FILOSOFÍA DEL CURSO:

El  trabajo corporal puede ser entendido como una herramienta de desarrollo personal y un medio para aumentar nuestro nivel de conciencia.

En el cuerpo están escritas todas nuestras  resistencias a “Ser” y cualquier síntoma corporal es una oportunidad para hacernos conscientes de que hay un área en nuestra vida que necesita atención.

Nuestra manera de afrontar la vida va conformando nuestro cuerpo dándole forma a través de nuestras experiencias, pensamientos y creencias.

   “La estructura gobierna la función”

La correcta estructura de las piernas se consigue en función de diferentes parámetros:

  •  Seguridad y confianza en nuestras propias capacidades, independientemente de las circunstancias externas.
  • Apertura al cambio para adaptarnos al flujo incontrolable de los acontecimientos vida.
  • Capacidad de saltar los obstáculos.
  • Criterio propio y conocimiento de nuestra manera individual de caminar por la vida.

La flacidez, sobrecarga, debilidad muscular, problemas circulatorios, celulitis, así como cualquier tipo de enfermedad o lesión en las piernas puede tener por tanto su origen en:

  • Construirnos una falsa seguridad basada en el reconocimiento externo o bienes materiales.
  • Resistencia   al cambio por creencias inconscientes que nos producen miedo y nos paralizan.
  • Desconocimiento de nosotros mismos caminando por la vida con criterios y juicios aprendidos.

 OBJETIVO

“La curación no es la ausencia del síntoma sino la comprensión de las actitudes y pensamientos que lo originan.”

Aumento de la conciencia corporal y personal llegando a la causa del síntoma trabajando directamente sobre el  origen del problema y no sólo poniendo a un parche a la consecuencia consiguiendo así una estructura sólida y saludable de nuestras piernas.

A QUIEN VA DIRIGIDO:

  1.  Personas con cualquier tipo de desequilibrio, lesión o enfermedad en las piernas.
  2.  Profesionales de la salud que quieran dar un nuevo enfoque a su profesión.
  3. Para aquellas personas que sin tener ninguna patología concreta quieran aumentar su conciencia corporal y conocer la relación mente/cuerpo, pues no olvidemos que las piernas reflejan nuestra manera de caminar en la vida y  la confianza en nuestras propias capacidades.

FECHAS Y HORARIOS

SÁBADO 28/11/2009     10:00 – 14:00 Y  16:00 -19:30

SÁBADO 12/12/2009    10:00 – 14:00  Y 16:00- 19:30

El curso está planteado con 15 días entre medias para poder desarrollar  el  plan de trabajo animando al grupo a llevarlo a cabo, observar los resultados, plantear las dudas y poder acompañarles en su desarrollo personal.

INVERSIÓN

280 €  Pudiendo fraccionar los pagos por día de seminario (140€ cada sábado).

Reserva de plaza 60€

INFORMACIÓN Y RESERVAS

Para la reserva de plaza se puede llamar al 617036654

o enviar un email a Espacio OCTO informacion[arroba]espacioocto.es

Para sesiones individuales Tf : 630516869

Mírate al espejo.

Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido. San Pablo
La mayoría preferimos ser víctimas que verdugos y tal y como nos relacionamos es normal. A la victima se la compadece y al verdugo se le juzga y no sólo hablo de los demás sino también de nosotros mismos.

Es cierto que es muy doloroso ser víctima pero frente a los demás es más cómodo e insisto sobre todo frente a nosotros mismos.

A nadie le gusta ser objeto de una traición si bien es cierto que le otorga el papel de ser consolado y le permite dar lugar a la tristeza. Sin embargo, lo que no solemos contemplar es el dolor que causa ser verdugo o ser responsable del dolor de otro.

YS8CACBD6U6CA8PDYQQCAOWACTRCA4KTLZYCAGVWDUMCAH23CEQCASJGFJKCAF64U7ACA91KG0XCA8PI0BZCAG3OUL0CAE04YWPCAFA6XE0CAF875HXCAS8RFU0CAAGKKMOCA2AD9V5

En mi experiencia profesional y personal ser verdugo es  más doloroso y difícil de asumir pues incluso el que se comporta como verdugo abiertamente justifica su comportamiento aunque sea por venganza porque, ante uno mismo, nadie quiere reconocerse como una mala persona.

El ser humano es muy complejo y lo que suele hacer es colocarse en el papel de víctima con tal de no sentir el dolor que causa ser verdugo.

Piensa en cualquier situación o comportamiento de otro que te haga sentir víctima y se repita constantemente en tu vida.

Volvamos al ejemplo de la traición. Si te sientes traicionado una y otra vez mi consejo es que busques que traición has cometido tú que no te perdonas y dejes de trabajarte liberar el dolor de ser traicionado pues no es más que una cortina de humo para tapar tu propio sentimiento de culpa.

Esto es más serio de lo que parece pues hay gente que se pasa años hablando y yendo a terapias para superar lo que les hicieron y cada paso en esta dirección les aleja más de resolver el origen del problema. Una y otra vez atraen situaciones  de traición que acaban tapando su “delito” original llegando al olvidarlo para siempre perdiendo la posibilidad de recuperar la libertad  de Ser.

He hablado de traición pero es extensible a cualquier comportamiento del que nos sintamos víctimas y no hay que asustarse por reconocer que hicimos algo que causo dolor, pues suele ser por inconsciencia, sólo hay que reconocer la responsabilidad que se tuvo y pedir y pedirnos perdón.

Vanesa Saavedra

No te limites III

Hemos aprendido a desear, esa es una de las mayores creencias que arrastramos y una de las mayores fuentes de sufrimiento. Dentro de todos los comportamientos aprendidos quizás el mayor sea el de la felicidad.

Creemos que obtener determinados bienes materiales, relaciones, tipos de vida, amigos, viajes, etc. es un deseo propio cuando en realidad, a cada uno la felicidad nos la proporcionan caminos y cosas diferentes.

Sin embargo todos experimentamos frustración al no obtener determinadas cosas,  sólo que el sufrimiento no procede de no obtenerlas en sí, sino de no escuchar que es lo que queremos nosotros de manera individual en cada momento, que por cierto, suele ser justo aquello que se nos presenta en nuestra vida, aunque conscientemente creamos desear otras cosas.

blog

Incluso porque algo nos haga sentir bien un día o  momento determinado, no quiere decir que esto vaya a ser eterno y nos aferramos a desear su repetición sin darnos cuenta de que si ya no sucede, tal vez ya no lo  deseamos y nuestra alma quiera experimentar cosas nuevas que le permitan evolucionar y sin duda nos hará sentir bien.

Existen mil ejemplos, pero quizás el más sencillo sea cuando llega el fin de semana y uno cree que la diversión es salir, máximo si el anterior salimos y efectivamente nos sentimos muy bien. Si este no logro encontrar planes, me frustro y siento que algo estoy haciendo mal, cuando a lo mejor, lo que me proporcione la felicidad este día sea estar justo  donde estoy, conmigo a solas y ser creativo en mi soledad. Si nos resistimos a la situación difícilmente dejaremos el espacio para que suceda.

No nos limitemos a la hora de definir lo que nos dará el bienestar porque cada día puede ser una cosa diferente. No utilicemos los parámetros sociales,  de otros o nuestros propios recuerdos. Como siempre digo, busca el tuyo propio y disfruta……. a tu manera.

Vanesa Saavedra 

No te limites II

En el artículo anterior No te limites I hacia referencia al paralelismo existente entre la moral judeo-cristiana y las filosofías de la nueva era. Ambas basan sus pilares en no juzgar y en la perfección del las cosas tal como son y al final una basada en el ego y la otra en el diablo acaban juzgando nuestros actos tirando por tierra aquello sobre lo que se construyen.

Mi interés con este artículo es seguir rompiendo cadenas para conectar con la libertad de Ser.

Piensa en cuantas cosas dejamos de hacer por miedo a no gustar, no encajar ,no engordar, no sentirnos solos, no sentirnos diferentes, por miedo a equivocarnos, etc.

En consulta una de mis preocupaciones es que el paciente no use la información para limitar su manera de actuar sino que simplemente lo vea como una herramienta para tomar conciencia de algo que necesita descubrir para seguir evolucionando.

En realidad hay técnicas maravillosas, somos nosotros  los que las usamos como lazos para atarnos por miedo al cambio, la incertidumbre y la tan cacareada libertad.

La información por si misma no encadena, sólo es eso, información. Es lo que yo hago con ella lo que me ata o  libera.

Lo que me gustaría compartir es que sea la técnica o terapeuta que visites no  usemos la información para limitarnos por miedo a ser quien somos sino como una tijera virtual que nos libera del miedo a ser nosotros mismos.

 Vanesa Saavedra 

En amor a se

¿Quien no se deslumbra cuando otro le admira?.¿Quien no se ha agotado porque esa admiración perdure? .¿Quien no se alejó de sí mismo por mantenerla? ……¿Y quien ha conseguido hacer perdurar un amor renunciando a sí mismo?.

La pareja es la oportunidad que tenemos de amarnos a nosotros mismos y un espejo para medir nuestro grado de aceptación.

Quizá estar enamorado sea descubrir a través del otro que me quiero como soy.

Normalmente  lo que nos gusta del otro es como nos quiere, necesita o valora. Muchas segundas oportunidades se brindan porque nos dicen que se han dado cuenta de lo mucho que valemos, nos necesitan o les gustamos. Pero quizá eso no sea amor .Tal vez amar es querer al otro por aceptarse y respetarse y no por lo que me quiere y acepta a mí.  Si yo no lo hago difícilmente será verdad o en el peor de los casos estarán amando a lo que no soy.

Si yo me quiero y acepto se acabarían  los esfuerzos que hacemos por el que el otro lo haga. Entonces el amor dejaría de ser mendigar afecto y sólo nos quedaría  disfrutar compartiendo el que nos tenemos mutuamente.

Hace años leí una frase en una novela que refleja muy bien lo que quiero expresar. Al final de la novela los protagonistas se casaban y ella en los votos matrimoniales decía algo así:

 –  Sé que mi felicidad es responsabilidad mía, ese es mi regalo.

 Vanesa Saavedra 

El dinero como herramienta de desarrollo personal

arboldelavida2

En el artículo ,el valor del dinero, Olga nos presenta un enfoque profundo del signficado del dinero y en el que menciona a éste como una herramienta de desarrollo personal ,concepto que desarrolla a continuación: 

La pérdida de dinero, igual que su inesperada llegada, implica un cambio personal. 

Si el dinero no es suficiente en nuestra vida, hay que revisar dónde está el fallo, ¿qué no nos estamos permitiendo? Quizá no nos creemos merecedores de amor o no nos permitimos disfrutar, quizá no estamos siguiendo nuestro objetivo de vida e inconscientemente nos estamos obligando a replantearnos qué queremos hacer en la vida. 

Puede ser que ya sepamos cual es nuestro objetivo y nos de miedo afrontar el cambio que supondría para nosotros. 

Hay demasiadas expectativas puestas en el dinero y poca aceptación de cómo somos en este momento, y creemos que si el dinero llega de golpe seremos personas diferentes y nos sentimos presionados por el cambio cerrando su llegada. 

Que el dinero no va a cambiar nuestra vida de golpe es algo que hay que aceptar, dicho de otro modo, yo no voy a cambiar por tener más dinero, nos acercará a estar mejor, a alcanzar una meta, pero tenemos que seguir trabajando en nuestras relaciones, en aprender a dar y recibir, en atrevernos a afrontar la siguiente meta que se nos plantee, porque la vida sigue. 

Así que lo primero es saber cuanto necesitamos realmente, si anhelamos mucho dinero puede que el ego se esté inflando para no dejarnos ver lo que debemos hacer; lo justo para mejorar en este momento sin que suponga un desequilibrio, algo que no podamos asumir ahora mismo. 

¿Qué cambiaría si permito la llegada de dinero a mi vida? ¿Con cuales de esos cambios me siento a gusto y cuales me producen miedo, o no me hacen sentir seguro?

Permitiéndome ver cuales son las facetas que me asustan consiento aceptarme y desde ahí darme el espacio y el tiempo necesario para adquirir confianza y dirigir mi atención y energía a desarrollarme personalmente, liberando al dinero de esa carga y abriéndole la puerta para que llegue a mi vida en la medida que sea justa para seguir mi proceso personal. 

Quiero compartir aquí dos oraciones que aparecen en el libro de Brida de Paolo Coelho, que personalmente me ayudan a conectar con mis propósitos, espero que os brinden la misma oportunidad. 

Somos seres humanos y desconocemos nuestra grandeza Señor,

Danos la humildad de pedir lo que necesitamos Señor,

Porque ningún deseo es vano y ningún deseo es fútil,

Cada cual sabe con qué alimentar su alma,

Danos el valor de contemplar nuestros deseos

como venidos de la fuente de Tu Eterna Sabiduría

Sólo aceptando nuestros deseos es como podemos tener una idea de quienes somos

Señor,

Amén

Señor haz que entienda que todo lo que me sucede de bueno en la vida

es porque lo merezco

Haz que entienda que lo que me mueve a buscar Tu Verdad

es lo mismo que movió a los santos

Y que las dudas que yo tengo son las mismas que los santos tuvieron,

Que las debilidades que siento son las debilidades que los santos sintieron

Haz que yo sea lo suficientemente humilde como para aceptar

que no soy diferente de los otros, Señor

Amén 

Olga Palacio Fernández

El valor del dinero

Mucho se habla sobre la crisis y  el dinero y como he comentado en otras ocasiones creo que esconde un transfondo muy diferente que personas como mi gran amiga Olga son capaces de reflejar.A continuación os dejo un articulo suyo donde expone una visión del dinero diferente,valiente y comprometida.

dinero

EL DINERO 
 

El dinero como todo lo material es un símbolo de una energía sagrada, responde a un propósito más elevado. 

Nosotros hemos creado el dinero, y éste está respaldado por las riquezas de la madre tierra: petróleo, oro, piedras preciosas…, el dinero es por tanto una energía nutriente. 

Debemos aceptar el dinero puesto que forma parte de la sociedad en que vivimos y nosotros hemos decidido formar parte de ella. 

Si necesitamos el dinero para vivir, para nutrirnos, para experimentar placer y comodidad, debemos honrarlo: 

Honrar su presencia y los medios que nos proporciona para adquirir lo que queremos. 

Liberarnos del apego porque el apego es lo que hace que lo temamos y lo rechacemos o que nos obsesione y siempre queramos más temiendo que se acabe; tener libertad económica, es decir, no depender de la cantidad que llegue a nosotros ni de la forma en que llegue. 

Asegurarnos nuestra conexión con la tierra, la energía nutriente, ¿sentimos nuestros pies bien anclados en la tierra? ¿confiamos en nuestra fuente de abastecimiento? 

Entonces podemos elegir experimentar el amor y la confianza a través del dinero. 

El dinero también es una herramienta de trabajo personal, analizando nuestra relación con el dinero y nuestras reacciones podemos saber si nos valoramos, si nos creemos merecedores, si aceptamos apoyos, si confiamos y tenemos seguridad en el proceso de la vida y en nuestra capacidad creativa… 

Si le damos el poder al dinero creeremos que se acaba, que cuesta ganarlo, que nunca hay suficiente y dejaremos de vivir nuestros sueños, culpando al dinero tras el que corremos sin descanso. 

Si nos da miedo tener poder nos negaremos la entrada de dinero, derrocharemos, o nos veremos sumergidos en deudas, necesitando de los demás reclamando inconscientemente atención, cuidados, buscando que otros nos amen y nos nutran. 

Cuando recuperamos el poder personal vemos el dinero en su valor real, no como algo limitante, sino como una energía, una herramienta necesaria y  la usamos creativamente, sabiendo que el valor está en nosotros que somos los artífices de aceptar y crear abundancia. 

A través del dinero experimentamos el amor personal y colectivo, la ley de dar y recibir siempre presente: para poder recibir dependemos de que haya alguien dispuesto a dar aquello que necesitamos y para dar, dependemos de que haya alguien dispuesto a recibir precisamente lo que tenemos. 

Gracias al dinero hemos conseguido que el trueque o intercambio sea más cómodo y rápido, pero somos interdependientes. 

Con el dinero que generamos individualmente nos abastecemos nosotros, a nuestras familias y a la sociedad: hay una parte destinada al grupo a convivir y generar comodidad y progreso colectivo.

El amor individual y el amor de tribu. 

Revisemos nuestras creencias sobre el dinero, la forma en que hablamos de él, nos indica nuestros sentimientos hacia él, y valorémosle ¿Cuántas veces hemos despreciado alguna moneda de céntimos? Y sin embargo  a la hora de comprar algo no podemos si nos faltan céntimos. Si lo despreciamos el universo entiende que no le damos importancia y desvía su llegada. 

No es el dinero el que corrompe a las personas, es la actitud de las personas hacia el dinero la que hace que se corrompan. 

El dinero no se acaba, el dinero cambia de manos, se transforma en materia, el dinero está ahí fuera ¡circulando por el mundo! 

No es el dinero el que nos impide conseguir nuestros sueños, son nuestros miedos y nuestra limitada visión los que nos alejan de nuestros objetivos. 

En los billetes de euro hay dibujos de puertas y ventanas que simbolizan una actitud abierta al mundo, y puentes como metáfora de cooperación y comunicación. 

Quizá si dejamos de despreciar el sueldo porque nos parece bajo, cambiamos los “sablazos” de pagar las facturas y pagamos con amor y agradeciendo el servicio recibido, y buscamos el precio justo para nosotros en vez de etiquetar de caro el valor que alguien adjudica a su mercancía, podamos abrir la puerta a la abundancia y cruzar más puentes dispuestos a compartir la confianza y la seguridad a través del dinero. 
 

Olga Palacio Fernández

¿Y tú que quieres?

rainbow-magic

Olvidamos soñar porque desde pequeñito nos cortan las alas. Los padres quieren evitarnos el sufrimiento de no conseguir lo soñado y nos van desanimando sin darse cuenta proyectando sus propios miedos y su propio olvido.

Quizá uno de los grandes regalos que pueden hacernos los padres es impulsarnos a soñar, a descubrir lo que realmente queremos hacer, que investiguemos y buceemos en nuestro interior. Y una vez descubierto, transmitirnos la confianza de que todo es posible, incluso cuando ellos hayan dejado de soñar.

 

En las sesiones  intento que la persona alcance un criterio propio en todas las facetas de su vida llevando a examen todas las creencias que da por supuestas y que en su mayoría han sido aprendidas. Y lo que descubro siempre es que conectar con lo que realmente uno quiere es el mejor motor para afrontar los miedos que supone ir a por ello.

 

Nadie encuentra un verdadero motor en los anhelos o creencias de otro, entonces llegamos a creer que nada nos motiva  y lo que nos impide desear es hacerlo desde el sitio erróneo, es decir, desde los anhelos y expectativas aprendidas

 

Quizás el sufrimiento no sea no alcanzar lo soñado sino dejar de soñar.

Vanesa Saavedra