Acertando.

Seguridad es confiar en mis propias capacidades independientemente de las circunstancias externas. Saber que, pase lo que pase, dentro de mí tengo los recursos necesarios para darme lo que necesito en cada momento. Para llegar a sentir esta confianza mi dialogo interno tiene que ser fluido.

La escucha interior y la comunicación directa con mi intuición me acercan a la confianza en mis propias capacidades.

Desde pequeñitos aprendemos que  hay alguien fuera que sabe mejor que nosotros lo que debemos hacer, pensar o sentir, desde nuestros padres, pasando por  maestros, amigos, pareja, médicos etc.

Teniendo en cuenta que hemos depositado fuera las respuestas a nuestro propio camino, no es de extrañar que cuando llegamos a la edad adulta nuestra  intuición esté dormida o, mejor dicho, no sepamos escucharla porque nuestras orejas llevan años de entrenamiento y práctica en la escucha externa.

Educar el oído interno, como casi todo en la vida, es cuestión de práctica y, si me lo permitís, una práctica que merece la pena porque las respuestas a nuestro camino están dentro de nosotros.

Intuición + confianza en nuestras propias capacidades = piernas bien estructuradas.

El próximo  5/11/2009 daré una conferencia gratuita  en  Espacio Octo: Aprendiendo a caminar, donde se hablará de la importancia de la conciencia corporal y de cómo adquirirla. Para mas información pulse aquí.

Vanesa Saavedra

Anuncios

Big Big World

Cantar es una herramienta que a veces utilizo tanto en sesión como personalmente para recuperar la conexión con uno mismo. Esta canción la he utilizado muchas veces con ese fín y hoy me apetecia compartirla .

Quizás si la cantas sólo una vez  no notes el efecto pero al igual que una meditacion necesita un tiempo para conectarte con el  aqui y ahora …….¿quieres probar?

I´m a big, big girl
in a big, big world
It´s not a big, big thin
if you leave me.
But l do, do fell
that l do, do will
Miss you much
Miss you much

l can see the first leave falling
lt´s all so yellow and nice
lt´s so very cold outside
Like the way l´m feeling inside

I´m a big, big girl
in a big, big world
It´s not a big, big thin
if you leave me.
But l do, do fell
that l do, do will
Miss you much
Miss you much

Outside lt´s now raining
And tears are falling from my eyes
Why did it have to happen
Why did it all have to end

I´m a big, big girl
in a big, big world
It´s not a big, big thin
if you leave me.
But l do, do fell
that l do, do will
Miss you much
Miss you much

l have your arms around me
Warm like fire
But when l open my eyes
You´re gone

I´m a big, big girl
in a big, big world
It´s not a big, big thin
if you leave me.
But l do, do fell
that l do, do will
Miss you much
Miss you much 

Vanesa Saavedra

Aceptación

Ego= tenemos aquello que nos merecemos (juicio) = envidia

Ser = tenemos aquello que necesitamos para evolucionar = aceptación.

Se dice de la envidia que es uno de los siete pecados capitales y aunque mi manera de entender la vida se aleja bastante de la moral judeo cristiana, en este caso, estoy deacuerdo en que la envidia no es algo deseable, en tanto en cuanto nos aleja de nuestro propio camino.

Tanto en consulta como en el día a día escucho quejas de personas que miran a su alrededor y envidian las circunstancias del otro. Más común todavía es creer que el otro no las merece.

Cada uno tenemos un camino propio y único que no es otro que el que nos lleva a nuestra propia esencia, donde seguramente nos reencontremos  todos. Si mi camino es único ¿ por qué tendría yo que tener las mismas circunstancias que el de al lado para llegar  a la aceptación y conocimiento de lo que soy?.

Lo que no podemos saber es la realidad, pensamientos y creencias que tiene la persona envidiada en  sus circunstancias. Quizá alguien rodeado de éxito profesional se sienta esclavo de su posición aunque a nosotros nos parezca una situación “ideal”.Quizá tenga que vivir el éxito profesional sólo para desidentificarse del reconocimiento social y ser libre.

Muchas mujeres envidian a otras por el hecho de tener pareja cuando tenerla no es en sí algo bueno o malo sino un campo de experimentación para evolucionar. Si ella la tiene y tú no, es porque para seguir el sendero de su camino es la circunstancia apropiada y en el tuyo probablemente, en ese momento, no.

Si mi meta es la aceptación de lo que soy y pongamos por ejemplo que eso representa el camino de Madrid a Valencia ¿ Por qué envidiar al que va a Sevilla?. Allí él se reencontrará consigo mismo, con lo que es. Si tú pretendes seguir su camino sólo encontrarás  Sevilla.

Y continuando con la sabiduría popular, ¿no dicen que TODOS los caminos llevan a Roma(Ser)?..Entonces……. ¿Por qué no aceptar el nuestro?….

 Vanesa Saavedra

Coaching Corporal

corporal

El Feng shui corporal (FSC) es una herramienta para el cambio. Teniendo en cuenta que sólo podemos cambiar aquello de lo que somos conscientes y que si somos inconcientes de nuestro cuerpo somos inconscientes de lo que pensamos, el FSC es una oportunidad para aumentar nuestro nivel de conciencia y por tanto para ser más libres y dueños de nuestra vida.

Las piernas reflejan la seguridad que tenemos en nuestras propias capacidades.¿Sabes si al estar de pie bloqueas las rodillas echándolas hacia atrás, si tus tobillos están disponibles o por el contrario su ángulo esta abierto a mas de 90º,si el peso de tu cuerpo recae un 80% en  talón y borde externo del pie o por el contrario recae en la parte delantera y borde interno haciendo que tus rodillas se sobrecarguen en la zona interna?

Si desconoces la respuesta a todas estas preguntas  probablemente desconozcas en que áreas de la vida basaste tu seguridad o cúales son las creencias que tienes acerca de la misma.

En consulta he trabajado con pacientes con un gran reconocimiento social debido a su profesión al igual que  con pacientes que nacieron disponiendo una gran fortuna. En pocos casos he encontrado unas piernas bien estructuradas que reflejaran seguridad.

Digamos que el éxito o el dinero son una oportunidad para experimentar,  pero no son la seguridad en sí mismas. Seguridad es que independientemente de las circunstancias externas, que como la vida son cambiantes, yo confíe en mis propios recursos para adaptarme al cambio.

No es la edad la que va debilitando las piernas si no que el tiempo acaba poniendo en evidencia nuestro trabajo interno y actitudes ante la vida.

La ciencia ha demostrado que la mayoría de nuestras motivaciones son inconcientes y una respuesta automática a nuestras creencias aprendidas. El cuerpo es el mapa de la conciencia ….¿Quieres aprender a leerlo?

Vanesa Saavedra

Curso FSC: Aprendiendo a caminar.Monográfico de piernas.pulsa aquí 

Piernas versus seguridad

“Para cada estado de conciencia existe un estado correspondiente de fisiología”

Desde un punto de vista psicocorporal la confianza en nuestras propias capacidades conforman la morfología de las piernas. Esta confianza habla de nuestra seguridad a la hora de caminar por la vida confiando en que en cada momento, dentro de nosotros, encontraremos los recursos para seguir avanzando.

Habitualmente solemos caminar por la vida con una “falsa confianza” basada en nuestros logros personales, reconocimiento social, estatus, posesiones materiales, etc.

En la práctica esto se traduce en que cuando pierdo o cambian las circunstancias externas mis piernas se resiente de una u otra forma.

Para tener unas piernas bien estructuradas es preciso descubrir cual es el área especifica sobre la que contruimos una pseudoconfianza.

Si una persona tiene flacidez, celulitis, osteoporosis o sobrecarga en las piernas, de manera genérica diríamos que no confía en sus propias capacidades pero para que realmente haya un cambio es su estructura hay que descubrir su específico, es decir, el área concreta de su vida donde depositó su seguridad.

El proceso es el siguiente. Existe una experiencia en nuestra vida de la que hemos adquirido una creencia de inseguridad, mientras permanezca inconsciente nuestra confianza se verá mermada porque evitaremos, también de manera inconsciente, volver a vivirla limitando así nuestro desarrollo personal.

Vanesa Saavedra

Curso FSC: Aprendiendo a caminar.Monográfico de piernas.pulsa aquí

¿Quien se “escaquea”?

Imaginemos un equipo de trabajo de 8 personas con un objetivo determinado en el que cada uno de los operarios tiene su función. Si 6 de ellos empiezan a “escaquearse”, bien por inconsciencia o bien  por desconocer su función, la única manera de para sacar el proyecto adelante, es que 2 de ellos se sobrecarguen con el trabajo de  6.

El resultado es muy fácil de prever; dos trabajadores acabarán agotados mientras que los demás se irán atrofiando en el desarrollo de sus capacidades.

Por más descanso y medidas de recuperación que les demos a los dos trabajadores agotados, si en el siguiente proyecto 2 vuelven a sobrecargarse con el trabajo de  6, invariablemente 2 volverán a quedar agotados.

La solución no pasaría por tratar sistemáticamente a 2 empleados (consecuencia),si no por conseguir que los otros 6 ejerzan su función(causa).

 

Cuando una zona corporal esta afectada suele ser porque hay otra que no esta realizando su función. En la práctica laboral he observado como alrededor de un área sobrecargada existe otra que esta hipotónica o atrofiada.

Además de descargar y tratar la zona lesionada hay que trabajar para  aumentar la conciencia de aquella que no realiza su función. Por más descanso que obtenga el área de lesión sino tenemos en cuenta las áreas de alrededor estaremos tratando simplemente la consecuencia y no la causa del desequilibrio corporal.

Vanesa Saavedra

Miedo : ¡No puedes pasar!

Como a todos alguna vez hay películas o libros que te hacen despertar y sin que puedas entender por qué una sola frase nos hacen replantearnos toda una vida .

Haces años vi una película de Ricardo Darín ,”El mismo amor la misma lluvia”. Es la historia de un escritor que poco apoco se acaba convirtiendo en todo lo que detesta y perdiendo al amor de su vida. Hacia el final de la película se reencuentra con la chica y  le dice:

 

– Yo de lo que tendría que escribir es del miedo porque YO EN MIEDO  CÁTEDRA, por miedo te perdí y por miedo me perdí a mi.

 

Recuerdo que en aquel momento llore,”yo en miedo  Cátedra”, me imagino que mis lagrimas resbalaron porque mi corazón se dio cuenta de que yo había ido a la misma universidad y si me apuran saqué Cum Lauden.

 

Hace unos días encontré un texto de Ramtha hablando de una escena del señor de lo anillos. Es la escena de la batalla de Gandalf en el puente.  Esta es la reflexión que él hace :

 

Cuando el maestro profesor se encuentra sobre un puente sumamente endeble delante de un monstruoso nigromante, tan siniestro y aterrador que te haría estremecer, y le dice: «no puedes pasar», -un pequeño maestro en contra de un enorme nigromante- ese es el pasaje que capta el mito del Observador y de las voces del nigromante más genialmente que ninguna otra obra escrita.

 

Esa es la verdadera historia de un maestro; ese pasaje en particular: «no puedes pasar». Una pequeña entidad que le habla a un enorme nigromante que se acerca desde el otro lado del puente. Debajo del puente yace el abismo, y el maestro, protegiendo a los que ya habían pasado, se adelanta y dice: «no puedes pasar».

 alquimia03

Esto es lo más profundo del mensaje: el nigromante podría, con toda seguridad, despedazar al maestro en el puente, puesto que es mil veces más grande. Pero el maestro tiene algo que el nigromante no tiene: voluntad.

 

«No pasarás. No me importa lo grande ni lo malo que seas; no me importa lo feo que seas. No pasarás, porque yo lo digo.» Esta es el arma más efectiva que existe. Y el maestro y el nigromante libran la batalla.

 

Cuando frente a un peligro horroroso, una persona llega al borde y dice «no  pasarás», ese es el gran momento en que el Dios se hace presente y dice: «No pasarás. No me importa si piensas que puedes matarme. No me matarás jamás, porque no pasarás. No importa lo que le hagas a mi cuerpo, lucharé contra ti aunque no tenga cuerpo, y aun así no pasarás.

 

Eso es voluntad. ¿Y sabes qué se requiere para ser de este calibre? Ser el Observador, que es intrépido e incorruptible.

 

¿Quiénes son tus nigromantes? Son los demonios que has creado y agrandado a partir de situaciones de tu vida que son ridículas. El día que tu Observador se detenga en el puente y diga: «Hasta aquí has llegado. No vas a pasar por aquí hacia mi nueva vida; estoy aquí para decirte que hasta aquí has llegado.

 

 

Y el enemigo sutil es tu pasado y tu victimismo y todas las cosas que repites continuamente: «si no hubiera sido por este incidente… si no hubiera sido por esto otro…» ¿No me has escuchado? Los conviertes en nigromantes. Y cuanto más obligados se ven a destrozar tu vida y tu poder, más grandes se vuelven. Y solamente existen en tu mente.

 

 

No importa de qué voz se trate: es siempre el nigromante en el puente. Y hasta este momento has permitido que ese nigromante devore todo en tu vida. Le has permitido que devore el corazón de tu vida. Por eso os llamo los muertos vivientes.

 

Cuándo será el día que te levantes y digas: «Escucha, me da igual lo que sea de mí al otro lado del puente. Simplemente ya no vas a salirte con la tuya. Y puede que no tenga el mismo aspecto ni me sienta igual. No lo sé. Pero estoy cansado de que me persigas, y en verdad, estoy harto de acobardarme ante tus necesidades. Verdaderamente lo estoy.» Y ese es el día que te detienes y dices: «Ya no puedes pasar. Intenta destruirme con tu mejor arma. Haz lo que tú pienses que me acobardó en el pasado; jamás volverá a acobardarme de nuevo.» Este es el día en el que te vistes de blanco. Es el día en el que entiendes el mensaje.

A mi personalmente me parece genial y estoy intentando apuntarme al numeroso ejército de “observadores” que dicen : miedo ,”NO PUEDES PASAR”.

Vanesa Saavedra

El cuento de las arenas

Tengo la inmensa suerte de confiar en la sabiduria de las arenas aunque reconozco que a veces tengo dudas como el rio, no necesito que la ciencia  confirme lo que la vida en cuanto a magia me ha demostrado, creo que ese es mi regalo…….

Un río, desde sus orígenes en lejanas montañas, después de pasar a través de toda clase y trazado de campiñas, al fin alcanzó las arenas del desierto. Del mismo modo que había sorteado todos los otros obstáculos, el río trató de atravesar este último, pero se dio cuenta de que sus aguas desaparecían en las arenas tan pronto llegaba a éstas.

Estaba convencido, no obstante, de que su destino era cruzar este desierto y sin embargo, no había manera. Entonces una recóndita voz, que venía desde el desierto mismo le susurró:

“El Viento cruza el desierto y así puede hacerlo el río”

El río objetó que se estaba estrellando contra las arenas y solamente conseguía ser absorbido, que el viento podía volar y ésa era la razón por la cual podía cruzar el desierto.

“Arrojándote con violencia como lo vienes haciendo no lograrás cruzarlo. Desaparecerás o te convertirás en un pantano. Debes permitir que el viento te lleve hacia tu destino”

-¿Pero cómo esto podrá suceder?

“Consintiendo en ser absorbido por el viento”.

Esta idea no era aceptable para el río. Después de todo él nunca había sido absorbido antes. No quería perder su individualidad. “¿Y, una vez perdida ésta, cómo puede uno saber si podrá recuperarla alguna vez?” “El viento”, dijeron las arenas, “cumple esa función. Eleva el agua, la transporta sobre el desierto y luego la deja caer. Cayendo como lluvia, el agua nuevamente se vuelve río”

-¿Cómo puedo saber que esto es verdad?

“Así es, y si tú no lo crees, no te volverás más que un pantano y aún eso tomaría muchos, pero muchos años; y un pantano, ciertamente no es la misma cosa que un río.”

-¿Pero no puedo seguir siendo el mismo río que ahora soy?

“Tú no puedes en ningún caso permanecer así”, continuó la voz. “Tu parte esencial es transportada y forma un río nuevamente. Eres llamado así, aún hoy, porque no sabes qué parte tuya es la esencial.”

Cuando oyó esto, ciertos ecos comenzaron a resonar en los pensamientos del río. Vagamente, recordó un estado en el cual él, o una parte de él ¿cuál sería?, había sido transportado en los brazos del viento. También recordó —¿o le pareció?— que eso era lo que realmente debía hacer, aún cuando no fuera lo más obvio. Y el río elevó sus vapores en los acogedores brazos del viento, que gentil y fácilmente lo llevó hacia arriba y a lo lejos, dejándolo caer suavemente tan pronto hubieron alcanzado la cima de una montaña, muchas pero muchas millas más lejos. Y porque había tenido sus dudas, el río pudo recordar y registrar más firmemente en su mente, los detalles de la experiencia. Reflexionó: “Sí, ahora conozco mi verdadera identidad”. El río estaba aprendiendo pero las arenas susurraron: “Nosotras conocemos, porque vemos suceder esto día tras día, y porque nosotras las arenas, nos extendemos por todo el camino que va desde las orillas del río hasta la montaña”

Y es por eso que se dice que el camino en el cual el Río de la Vida ha de continuar su travesía está escrito en las Arenas.

Vanesa Saavedra 

Sé para lo que has nacido…….

315616otws_w

Siempre es más facil ser uno mismo …………. ¿lo intentamos? ……… 

315607ubdy_w

Tu puedes………

 

315445nsur_w

Solo hay que…………

315668nsur_w1

 ¡Quitarse el disfraz!

Vanesa Saavedra  

¿Crisis o evolución?

Desde pequeños nos dicen que  las cosas que vivimos que no nos gustan son aquellas que más nos hacen crecer .Si miramos cualquier circunstancia difícil con perspectiva descubrimos siempre cosas buenas que sacamos de aquella experiencia.

Quizás mas que crisis deberíamos hablar de evolución ya que son oportunidades que hemos tenido para crecer y aceptar el cambio.

Muchos de los pacientes que vienen a consulta dicen estar atravesando una crisis, yo diría que todos, solo que unos son más conscientes que otros. Reconocen que algo no funciona y  piden ayuda para que les acompañe en un cambio profundo que quieren producir en sus vidas.

Hay muchas maneras de afronta los cambios, pero en mi experiencia el que mejor resultado da es: “quitarse el disfraz”.

 

             311123afie_w

Lo que realmente nos hace entrar en una crisis es cuando estamos alejándonos de nosotros mismos. Cuando estamos funcionando en la vida alejados de lo que realmente somos y estamos disfrazados de “otro”.

 

Mi elección para trabajar no es poner parches al disfraz que  con el tiempo volverá a romperse y que suele ser la causa de nuestros sufrimientos, pues difícilmente nos puede hacer feliz comportamos como lo que no somos. Tarde o temprano nuestra alma querrá expresarse y  aceptar lo que somos.

 

Por cierto no sirve de nada enfadarse con el disfraz que hemos llevado (ego), porque él es el que nos permite reencontrarnos con lo que siempre hemos sido….

 

Así que como dice el canto del loco “si no te gustas es que no estas vivo” o como dice mi amiga Olga es que no eres tu o que vas disfrazado digo yo….

Vanesa Saavedra