No te limites III

Hemos aprendido a desear, esa es una de las mayores creencias que arrastramos y una de las mayores fuentes de sufrimiento. Dentro de todos los comportamientos aprendidos quizás el mayor sea el de la felicidad.

Creemos que obtener determinados bienes materiales, relaciones, tipos de vida, amigos, viajes, etc. es un deseo propio cuando en realidad, a cada uno la felicidad nos la proporcionan caminos y cosas diferentes.

Sin embargo todos experimentamos frustración al no obtener determinadas cosas,  sólo que el sufrimiento no procede de no obtenerlas en sí, sino de no escuchar que es lo que queremos nosotros de manera individual en cada momento, que por cierto, suele ser justo aquello que se nos presenta en nuestra vida, aunque conscientemente creamos desear otras cosas.

blog

Incluso porque algo nos haga sentir bien un día o  momento determinado, no quiere decir que esto vaya a ser eterno y nos aferramos a desear su repetición sin darnos cuenta de que si ya no sucede, tal vez ya no lo  deseamos y nuestra alma quiera experimentar cosas nuevas que le permitan evolucionar y sin duda nos hará sentir bien.

Existen mil ejemplos, pero quizás el más sencillo sea cuando llega el fin de semana y uno cree que la diversión es salir, máximo si el anterior salimos y efectivamente nos sentimos muy bien. Si este no logro encontrar planes, me frustro y siento que algo estoy haciendo mal, cuando a lo mejor, lo que me proporcione la felicidad este día sea estar justo  donde estoy, conmigo a solas y ser creativo en mi soledad. Si nos resistimos a la situación difícilmente dejaremos el espacio para que suceda.

No nos limitemos a la hora de definir lo que nos dará el bienestar porque cada día puede ser una cosa diferente. No utilicemos los parámetros sociales,  de otros o nuestros propios recuerdos. Como siempre digo, busca el tuyo propio y disfruta……. a tu manera.

Vanesa Saavedra 

Anuncios

Esencia

La palabra margarita viene del griego a través del latín y significa perla.

Entre los primitivos cristianos utilizaban los símbolos constantemente para indicar conceptos de la religión. La Eucaristía era algo difícil de comprender, aún para los iniciados y no se la nombraba por su nombre, sino por medio de una frase que decía: Corporis Agni margaritum ingens (la rica perla del Cuerpo del Cordero). Entendían como margaritum lo que nosotros llamamos hoy perla, es decir, la concreción de la ostra u otros moluscos.

Simbólicamente esta bella flor representa  nuestra propia esencia, la perla que todos llevamos dentro, imagino que por eso es una de las flores más comunes porque la tenemos todos aunque a veces desconozcamos como manifestarla.

Quizá sea una buena idea tenerlas en nuestra casa de vez en cuando para recordarnos la búsqueda de nuestra esencia o, regalárselas a alguien para que se conecte con ella y pueda salir de una difícil situación.

Ya que estamos en verano también podemos tomarnos el famoso coctel de tequila y zumo de lima, pero no olvidéis hacerlo con la conciencia de que estáis despertando vuestra esencia de manera divertida………

Vanesa Saavedra

Curso Feng Shui Corporal :

mc

                 

   “ Mensaje Críptico Personal ”

Nace de dentro de mí el querer compartir aquello que me ha hecho una persona más libre, feliz y responsable, amen de  más saludable.

En el curso compartiré mis claves para recorrer este camino, pero lo importante es que viviremos una aventura donde cada uno encontrareis vuestras propias claves.

Ya sabéis lo que siempre digo, tenemos un camino propio e individual y me gustaría acompañaros en la búsqueda de vuestros mensajes, aquellos que nos darán las claves para liberarnos de condicionamientos pasados, que nos impiden vivir la vida que queremos.

Muchos somos los que hemos descubierto que nuestra manera de actuar está condicionada por nuestra infancia, herencia familiar o incluso vidas pasadas. Pero el hecho de comprenderlo no hace que desaparezcan del todo. Hay condicionamientos que pertenecen al inconsciente y están tan ocultos que dirigen nuestra vida sin que sepamos como  dejar de ser sus marionetas.

Tú tienes las  respuestas, sólo tienes que confiar en ti y jugar en esta gran fiesta que es la vida. Para acceder a la información sobre el curso, pulsar aquí

Vanesa Saavedra