Aceptar libera

Cuando un niño se enfada expresa su enfado con todo el cuerpo, es muy común que  cuando algo les causa rabia  mientras expresan con la palabra su enfado lo acompañen de patadas al suelo y gesticulen con los brazos ,por no hablar de los bebes que lo expresan con su cuerpo y cara por completo.

En la medida que vamos creciendo dentro de una educación basada en la represión y juicio sobre la rabia aprendemos a contenerla porque nos enseñaron que sentirla es algo malo y ,casi de mala educación expresarla con nuestro cuerpo.

La rabia es un sentimiento,  la calificación de bueno  o malo es un juicio aprendido en nuestra cultura, de hecho sentirla es lo natural  y su represión bloquea nuestro cuerpo.

En mi experiencia profesional he observado como la represión de este sentimiento lejos de hacerlo desaparecer se va quedando en nuestros brazos y piernas afectando a todos los tejidos incluidos los  huesos.

Muchas terapias psicológicas y psico-corporales proponen al paciente que la expresen en un ambiente seguro golpeando un cojín o pegando patadas a un balón. Pero lo primero que hay que contemplar  es el cambio de creencia de que sentirla es  algo malo o algo a  superar  porque sino el ejercicio no resultará  eficaz y reforzará la creencia.

Esta semana impartiré un curso sobre cómo recuperar la salud de las piernas donde se abordará este tema y la importancia de despertar la conciencia del pie por ser la base de toda nuestra estructura. Para más información pulsa aquí.

Vanesa Saavedra

Anuncios

No te limites III

Hemos aprendido a desear, esa es una de las mayores creencias que arrastramos y una de las mayores fuentes de sufrimiento. Dentro de todos los comportamientos aprendidos quizás el mayor sea el de la felicidad.

Creemos que obtener determinados bienes materiales, relaciones, tipos de vida, amigos, viajes, etc. es un deseo propio cuando en realidad, a cada uno la felicidad nos la proporcionan caminos y cosas diferentes.

Sin embargo todos experimentamos frustración al no obtener determinadas cosas,  sólo que el sufrimiento no procede de no obtenerlas en sí, sino de no escuchar que es lo que queremos nosotros de manera individual en cada momento, que por cierto, suele ser justo aquello que se nos presenta en nuestra vida, aunque conscientemente creamos desear otras cosas.

blog

Incluso porque algo nos haga sentir bien un día o  momento determinado, no quiere decir que esto vaya a ser eterno y nos aferramos a desear su repetición sin darnos cuenta de que si ya no sucede, tal vez ya no lo  deseamos y nuestra alma quiera experimentar cosas nuevas que le permitan evolucionar y sin duda nos hará sentir bien.

Existen mil ejemplos, pero quizás el más sencillo sea cuando llega el fin de semana y uno cree que la diversión es salir, máximo si el anterior salimos y efectivamente nos sentimos muy bien. Si este no logro encontrar planes, me frustro y siento que algo estoy haciendo mal, cuando a lo mejor, lo que me proporcione la felicidad este día sea estar justo  donde estoy, conmigo a solas y ser creativo en mi soledad. Si nos resistimos a la situación difícilmente dejaremos el espacio para que suceda.

No nos limitemos a la hora de definir lo que nos dará el bienestar porque cada día puede ser una cosa diferente. No utilicemos los parámetros sociales,  de otros o nuestros propios recuerdos. Como siempre digo, busca el tuyo propio y disfruta……. a tu manera.

Vanesa Saavedra 

No te limites II

En el artículo anterior No te limites I hacia referencia al paralelismo existente entre la moral judeo-cristiana y las filosofías de la nueva era. Ambas basan sus pilares en no juzgar y en la perfección del las cosas tal como son y al final una basada en el ego y la otra en el diablo acaban juzgando nuestros actos tirando por tierra aquello sobre lo que se construyen.

Mi interés con este artículo es seguir rompiendo cadenas para conectar con la libertad de Ser.

Piensa en cuantas cosas dejamos de hacer por miedo a no gustar, no encajar ,no engordar, no sentirnos solos, no sentirnos diferentes, por miedo a equivocarnos, etc.

En consulta una de mis preocupaciones es que el paciente no use la información para limitar su manera de actuar sino que simplemente lo vea como una herramienta para tomar conciencia de algo que necesita descubrir para seguir evolucionando.

En realidad hay técnicas maravillosas, somos nosotros  los que las usamos como lazos para atarnos por miedo al cambio, la incertidumbre y la tan cacareada libertad.

La información por si misma no encadena, sólo es eso, información. Es lo que yo hago con ella lo que me ata o  libera.

Lo que me gustaría compartir es que sea la técnica o terapeuta que visites no  usemos la información para limitarnos por miedo a ser quien somos sino como una tijera virtual que nos libera del miedo a ser nosotros mismos.

 Vanesa Saavedra 

¿Y tú que crees?

Cada situación que vivimos es para darnos cuenta de una creencia. Es aquí donde es fundamental el papel del observador. Cuando nos sucede algo es importante que observemos cuales son nuestros pensamientos frente a esa situación, que escuchemos nuestros propios argumentos y así obtendremos tendremos la clave para dar un paso más hacia la libertad.

en que crees

Hacemos milagros cada día, cada segundo de cada día. El problema radica en que no somos conscientes de ello porque  estamos acostumbrados a llamar milagro sólo aquellos hechos que nos gustan o nos sorprenden. Pero como bien reflejan las películas del secreto o ¿y tú que sabes? somos creadores de nuestra propia vida debido a una de las 7 leyes universales: la ley de la atracción. Atraemos  aquello que pensamos.

Si creo que mi jefe me explota y vivo esta situación no es para que la arregle ni me deje arrastrar por los sentimientos que me genera, que como todos sabemos son desagradables .Es una oportunidad para que me dé cuenta de que tengo una creencia de que el que tiene poder abusa de el o que yo merezco que se abuse de mí, depende de cual sea mi discurso ante esta situación.

La próxima vez que nos oigamos quejándonos del jefe, la pareja, la sociedad, el dinero,etc. tendríamos que rebobinar y escuchar cuales son las creencias que tenemos al respecto, tomar conciencia y empezar a trabajar la creencia en la dirección que me gustaría, porque sino invariablemente volveré a reproducir mi creencia para darme la razón.

Una de mis pacientes es escritora y me comenta que le gustaría escribir un betseller. Trabajando con ella descubrimos que tiene la creencia de que si destacas haces daño a los demás porque te envidian y además la gente se relaciona contigo de manera ficticia, o bien por interés o bien porque  se alejan porque te ven inaccesible.  Teniendo esta creencia difícilmente esta persona querrá escribir el betseller porque inconscientemente cree que si lo consigue será infeliz y por lo tanto se boicoteará  continuamente atrayendo situaciones donde se dé la razón.

   -Si comprendes las cosas son como son, sino comprendes las cosas son como son.-

El trabajo consistió en algo tan simple como cambiar su creencia inconsciente por una nueva acorde a sus sueños:” cuando destacas atraes relaciones verdaderas y ayudas a la gente porque les animas a brillar a ellos mismos”. No cabe duda que esta nueva manera de pensar le acercará más a su objetivo.

Las películas que mencionaba al principio hablan de que atraemos aquello que pensamos y muchos hemos intentado poner en práctica dicha teoría para conseguir lo que anhelamos sin obtener los resultados que queríamos.

La ley de la atracción funciona siempre, lo que quizá no queda claro en estas películas es que si tienes una creencia inconsciente en contra  esta creará tu realidad una y otra vez. La próxima vez que vivas una situación que no te gusta es un buen momento para hacerse la siguiente pregunta: ¿y tú qué crees?.

Vanesa Saavedra

El dinero como herramienta de desarrollo personal

arboldelavida2

En el artículo ,el valor del dinero, Olga nos presenta un enfoque profundo del signficado del dinero y en el que menciona a éste como una herramienta de desarrollo personal ,concepto que desarrolla a continuación: 

La pérdida de dinero, igual que su inesperada llegada, implica un cambio personal. 

Si el dinero no es suficiente en nuestra vida, hay que revisar dónde está el fallo, ¿qué no nos estamos permitiendo? Quizá no nos creemos merecedores de amor o no nos permitimos disfrutar, quizá no estamos siguiendo nuestro objetivo de vida e inconscientemente nos estamos obligando a replantearnos qué queremos hacer en la vida. 

Puede ser que ya sepamos cual es nuestro objetivo y nos de miedo afrontar el cambio que supondría para nosotros. 

Hay demasiadas expectativas puestas en el dinero y poca aceptación de cómo somos en este momento, y creemos que si el dinero llega de golpe seremos personas diferentes y nos sentimos presionados por el cambio cerrando su llegada. 

Que el dinero no va a cambiar nuestra vida de golpe es algo que hay que aceptar, dicho de otro modo, yo no voy a cambiar por tener más dinero, nos acercará a estar mejor, a alcanzar una meta, pero tenemos que seguir trabajando en nuestras relaciones, en aprender a dar y recibir, en atrevernos a afrontar la siguiente meta que se nos plantee, porque la vida sigue. 

Así que lo primero es saber cuanto necesitamos realmente, si anhelamos mucho dinero puede que el ego se esté inflando para no dejarnos ver lo que debemos hacer; lo justo para mejorar en este momento sin que suponga un desequilibrio, algo que no podamos asumir ahora mismo. 

¿Qué cambiaría si permito la llegada de dinero a mi vida? ¿Con cuales de esos cambios me siento a gusto y cuales me producen miedo, o no me hacen sentir seguro?

Permitiéndome ver cuales son las facetas que me asustan consiento aceptarme y desde ahí darme el espacio y el tiempo necesario para adquirir confianza y dirigir mi atención y energía a desarrollarme personalmente, liberando al dinero de esa carga y abriéndole la puerta para que llegue a mi vida en la medida que sea justa para seguir mi proceso personal. 

Quiero compartir aquí dos oraciones que aparecen en el libro de Brida de Paolo Coelho, que personalmente me ayudan a conectar con mis propósitos, espero que os brinden la misma oportunidad. 

Somos seres humanos y desconocemos nuestra grandeza Señor,

Danos la humildad de pedir lo que necesitamos Señor,

Porque ningún deseo es vano y ningún deseo es fútil,

Cada cual sabe con qué alimentar su alma,

Danos el valor de contemplar nuestros deseos

como venidos de la fuente de Tu Eterna Sabiduría

Sólo aceptando nuestros deseos es como podemos tener una idea de quienes somos

Señor,

Amén

Señor haz que entienda que todo lo que me sucede de bueno en la vida

es porque lo merezco

Haz que entienda que lo que me mueve a buscar Tu Verdad

es lo mismo que movió a los santos

Y que las dudas que yo tengo son las mismas que los santos tuvieron,

Que las debilidades que siento son las debilidades que los santos sintieron

Haz que yo sea lo suficientemente humilde como para aceptar

que no soy diferente de los otros, Señor

Amén 

Olga Palacio Fernández

El valor del dinero

Mucho se habla sobre la crisis y  el dinero y como he comentado en otras ocasiones creo que esconde un transfondo muy diferente que personas como mi gran amiga Olga son capaces de reflejar.A continuación os dejo un articulo suyo donde expone una visión del dinero diferente,valiente y comprometida.

dinero

EL DINERO 
 

El dinero como todo lo material es un símbolo de una energía sagrada, responde a un propósito más elevado. 

Nosotros hemos creado el dinero, y éste está respaldado por las riquezas de la madre tierra: petróleo, oro, piedras preciosas…, el dinero es por tanto una energía nutriente. 

Debemos aceptar el dinero puesto que forma parte de la sociedad en que vivimos y nosotros hemos decidido formar parte de ella. 

Si necesitamos el dinero para vivir, para nutrirnos, para experimentar placer y comodidad, debemos honrarlo: 

Honrar su presencia y los medios que nos proporciona para adquirir lo que queremos. 

Liberarnos del apego porque el apego es lo que hace que lo temamos y lo rechacemos o que nos obsesione y siempre queramos más temiendo que se acabe; tener libertad económica, es decir, no depender de la cantidad que llegue a nosotros ni de la forma en que llegue. 

Asegurarnos nuestra conexión con la tierra, la energía nutriente, ¿sentimos nuestros pies bien anclados en la tierra? ¿confiamos en nuestra fuente de abastecimiento? 

Entonces podemos elegir experimentar el amor y la confianza a través del dinero. 

El dinero también es una herramienta de trabajo personal, analizando nuestra relación con el dinero y nuestras reacciones podemos saber si nos valoramos, si nos creemos merecedores, si aceptamos apoyos, si confiamos y tenemos seguridad en el proceso de la vida y en nuestra capacidad creativa… 

Si le damos el poder al dinero creeremos que se acaba, que cuesta ganarlo, que nunca hay suficiente y dejaremos de vivir nuestros sueños, culpando al dinero tras el que corremos sin descanso. 

Si nos da miedo tener poder nos negaremos la entrada de dinero, derrocharemos, o nos veremos sumergidos en deudas, necesitando de los demás reclamando inconscientemente atención, cuidados, buscando que otros nos amen y nos nutran. 

Cuando recuperamos el poder personal vemos el dinero en su valor real, no como algo limitante, sino como una energía, una herramienta necesaria y  la usamos creativamente, sabiendo que el valor está en nosotros que somos los artífices de aceptar y crear abundancia. 

A través del dinero experimentamos el amor personal y colectivo, la ley de dar y recibir siempre presente: para poder recibir dependemos de que haya alguien dispuesto a dar aquello que necesitamos y para dar, dependemos de que haya alguien dispuesto a recibir precisamente lo que tenemos. 

Gracias al dinero hemos conseguido que el trueque o intercambio sea más cómodo y rápido, pero somos interdependientes. 

Con el dinero que generamos individualmente nos abastecemos nosotros, a nuestras familias y a la sociedad: hay una parte destinada al grupo a convivir y generar comodidad y progreso colectivo.

El amor individual y el amor de tribu. 

Revisemos nuestras creencias sobre el dinero, la forma en que hablamos de él, nos indica nuestros sentimientos hacia él, y valorémosle ¿Cuántas veces hemos despreciado alguna moneda de céntimos? Y sin embargo  a la hora de comprar algo no podemos si nos faltan céntimos. Si lo despreciamos el universo entiende que no le damos importancia y desvía su llegada. 

No es el dinero el que corrompe a las personas, es la actitud de las personas hacia el dinero la que hace que se corrompan. 

El dinero no se acaba, el dinero cambia de manos, se transforma en materia, el dinero está ahí fuera ¡circulando por el mundo! 

No es el dinero el que nos impide conseguir nuestros sueños, son nuestros miedos y nuestra limitada visión los que nos alejan de nuestros objetivos. 

En los billetes de euro hay dibujos de puertas y ventanas que simbolizan una actitud abierta al mundo, y puentes como metáfora de cooperación y comunicación. 

Quizá si dejamos de despreciar el sueldo porque nos parece bajo, cambiamos los “sablazos” de pagar las facturas y pagamos con amor y agradeciendo el servicio recibido, y buscamos el precio justo para nosotros en vez de etiquetar de caro el valor que alguien adjudica a su mercancía, podamos abrir la puerta a la abundancia y cruzar más puentes dispuestos a compartir la confianza y la seguridad a través del dinero. 
 

Olga Palacio Fernández

Visión de Halcón

 b46d1c1

Por sus extraordinarias cualidades biológicas, el halcón se halla en la cumbre de la pirámide de las cadenas alimenticias; es decir, no es una presa asequible para otros depredadores.

Se me ocurrió que quizás se debe a que simboliza “el que todo lo ve” o lo que llamamos nosotros “estar iluminado”. El que está iluminado tiene un alto grado de conciencia y no se identifica con nada, no pudiendo así ser depredado por el ego………….

Osea, que a mayor visión/conciencia menor poder de depredación del ego…..umm pues a elevar el vuelo,¿no?

Vanesa Saavedra

Meditando……

Nada nos falta, somos luz, amor y  abundancia. ¿Qué nos impide manifestarlo?

 

Imaginemos todo esto dentro de un recipiente por ejemplo, nuestro cuerpo .Al igual que el polvo en una ventana impide la entrada de luz independientemente de lo que halla dentro de ella, las resistencias que tenemos en nuestro cuerpo impiden la entrada de la luz, fiel reflejo de la que nosotros somos.

 

¿Qué podríamos hacer  para que entrara más luz por la ventana? : limpiar el polvo.

 

A veces no se trata tanto de cambiar lo que ya somos, sino de limpiar lo que impide que se vea.

 

En el cuerpo, si lo escuchamos, están escritas todas nuestras resistencias a Ser. Lo único que nos distancia es el polvo .¿Comprendes?

 

Es sencillo, no hay que esforzarse preguntándose cúando dejaré de ser  de una determinada manera que no nos gusta, porque es una ilusión.

 

La pregunta sería:¿Cómo puedo dejar de ser lo que no soy ? o  ¿Cómo puedo desprenderme de lo que me impide ser yo mismo? .

 

A Ser no se aprende se es, y lo que no se “es” no hay que esforzarse en destruirlo, desaparece con la Conciencia .

 

En cuanto descubrimos que algo es mentira no emprendemos un camino  para destruirlo. Cuando alguien ve un oasis en el desierto y descubre que es un espejismo, ya nada tiene que hacer, porque no se puede destruir lo que nunca existió, solo seguir avanzando asumiendo que no existe, pues es la realidad.

¿Cuál es tu espejismo?.

 

El trabajo del Feng Shui Corporal es  la limpieza del polvo de la ventana que te impide conectarte y manifestar lo que eres.

El cuerpo sólo es eso una ventana al mundo

¿Cuan de limpios están tus cristales?

Vanesa Saavedra