El perdón:autopista hacia el cielo

“Algunas personas buenas acaban en el infierno sólo porque no saben perdonarse”.

El camino del perdón es la llave del paraíso ya que es la aceptación de lo que soy sin juicio ni culpa.

El año pasado por estas fechas escribía: “el universo necesita que soñemos para demostrar su  poder” ………pues he aquí mi aportación y mis sueños:

Yo este año le pido a los reyes que me enseñen a perdonarme y me libere de todos los juicios aprendidos sobre lo que es bueno o malo sentir, discernimiento, sentido del humor, valentía ,amistad y amor verdaderos y que mi mente (ego, personalidad),me ayude a manifestar lo que es y lo que soy..

¡Felices Reyes!

Vanesa Saavedra

Anuncios

El perdón.

Una paciente viene a consulta y me comenta que está enfadada  con alguien que “nunca“ le devuelve las llamadas o lo hace demasiado  tarde y que cuando le ha pedido ayuda ha intentado escurrir el bulto y así un sinfín de quejas más. Hacia 5 años habían estado muy unidos y su comportamiento era totalmente diferente.

Me comenta que ella no se  comporta así  “jamás” con ningún amigo  y me pide ayuda para aceptar la situación pues, a pesar del tiempo y de que ha intentado aceptar que esa persona es como es  y no puede cambiarla, cada vez que tiene contacto con ella siente una gran decepción.

La paciente hace una rápida revisión mental de su comportamiento con sus amigos citando a 6 o 7 personas y constata que ella siempre les devuelve las llamadas , contesta a los mensajes y acude si le  necesitan.

Sin embargo, cuando le pregunto si además de esas personas que considera sus “principales” amigos se  relaciona con más gente, reconoce que de una forma más o menos regular lo hace con una docena más aproximadamente.

En seguida cae en la cuenta de que a  esos amigos “secundarios” muchas veces no les contesta o lo hace demasiado tarde y alguna que otra vez se ha escaqueado cuando le han pedido ayuda , quizá precisamente por considerarlos secundarios.

Pero la acción  es la misma sean principales o secundarios y si ella no perdona al que le trata como ella misma hace , no podrá perdonarse algo que como hemos visto ni siquiera tenía consciente.

El perdón se conquista desde dentro , Una vez que reconozco mi acción y me la perdono el perdón al otro llega solo, porque ¿ Cómo voy a enfadarme con alguien que hace lo mismo que yo?

¿Por qué será que la imagen de pedir perdón es la unión de nuestras manos? Quizás signifique sólo la aceptación  con mi mano derecha de  lo que hace mi mano  izquierda ,o lo que es lo mismo, la aceptación de mis luces y mis sombras ……..

Vanesa Saavedra

Aceptar libera

Cuando un niño se enfada expresa su enfado con todo el cuerpo, es muy común que  cuando algo les causa rabia  mientras expresan con la palabra su enfado lo acompañen de patadas al suelo y gesticulen con los brazos ,por no hablar de los bebes que lo expresan con su cuerpo y cara por completo.

En la medida que vamos creciendo dentro de una educación basada en la represión y juicio sobre la rabia aprendemos a contenerla porque nos enseñaron que sentirla es algo malo y ,casi de mala educación expresarla con nuestro cuerpo.

La rabia es un sentimiento,  la calificación de bueno  o malo es un juicio aprendido en nuestra cultura, de hecho sentirla es lo natural  y su represión bloquea nuestro cuerpo.

En mi experiencia profesional he observado como la represión de este sentimiento lejos de hacerlo desaparecer se va quedando en nuestros brazos y piernas afectando a todos los tejidos incluidos los  huesos.

Muchas terapias psicológicas y psico-corporales proponen al paciente que la expresen en un ambiente seguro golpeando un cojín o pegando patadas a un balón. Pero lo primero que hay que contemplar  es el cambio de creencia de que sentirla es  algo malo o algo a  superar  porque sino el ejercicio no resultará  eficaz y reforzará la creencia.

Esta semana impartiré un curso sobre cómo recuperar la salud de las piernas donde se abordará este tema y la importancia de despertar la conciencia del pie por ser la base de toda nuestra estructura. Para más información pulsa aquí.

Vanesa Saavedra

Curso FSC: aprendiendo a caminar.Monográfico de piernas.

  “Para cada estado de conciencia existe un estado correspondiente de fisiología”

FILOSOFÍA DEL CURSO:

El  trabajo corporal puede ser entendido como una herramienta de desarrollo personal y un medio para aumentar nuestro nivel de conciencia.

En el cuerpo están escritas todas nuestras  resistencias a “Ser” y cualquier síntoma corporal es una oportunidad para hacernos conscientes de que hay un área en nuestra vida que necesita atención.

Nuestra manera de afrontar la vida va conformando nuestro cuerpo dándole forma a través de nuestras experiencias, pensamientos y creencias.

   “La estructura gobierna la función”

La correcta estructura de las piernas se consigue en función de diferentes parámetros:

  •  Seguridad y confianza en nuestras propias capacidades, independientemente de las circunstancias externas.
  • Apertura al cambio para adaptarnos al flujo incontrolable de los acontecimientos vida.
  • Capacidad de saltar los obstáculos.
  • Criterio propio y conocimiento de nuestra manera individual de caminar por la vida.

La flacidez, sobrecarga, debilidad muscular, problemas circulatorios, celulitis, así como cualquier tipo de enfermedad o lesión en las piernas puede tener por tanto su origen en:

  • Construirnos una falsa seguridad basada en el reconocimiento externo o bienes materiales.
  • Resistencia   al cambio por creencias inconscientes que nos producen miedo y nos paralizan.
  • Desconocimiento de nosotros mismos caminando por la vida con criterios y juicios aprendidos.

 OBJETIVO

“La curación no es la ausencia del síntoma sino la comprensión de las actitudes y pensamientos que lo originan.”

Aumento de la conciencia corporal y personal llegando a la causa del síntoma trabajando directamente sobre el  origen del problema y no sólo poniendo a un parche a la consecuencia consiguiendo así una estructura sólida y saludable de nuestras piernas.

A QUIEN VA DIRIGIDO:

  1.  Personas con cualquier tipo de desequilibrio, lesión o enfermedad en las piernas.
  2.  Profesionales de la salud que quieran dar un nuevo enfoque a su profesión.
  3. Para aquellas personas que sin tener ninguna patología concreta quieran aumentar su conciencia corporal y conocer la relación mente/cuerpo, pues no olvidemos que las piernas reflejan nuestra manera de caminar en la vida y  la confianza en nuestras propias capacidades.

FECHAS Y HORARIOS

SÁBADO 28/11/2009     10:00 – 14:00 Y  16:00 -19:30

SÁBADO 12/12/2009    10:00 – 14:00  Y 16:00- 19:30

El curso está planteado con 15 días entre medias para poder desarrollar  el  plan de trabajo animando al grupo a llevarlo a cabo, observar los resultados, plantear las dudas y poder acompañarles en su desarrollo personal.

INVERSIÓN

280 €  Pudiendo fraccionar los pagos por día de seminario (140€ cada sábado).

Reserva de plaza 60€

INFORMACIÓN Y RESERVAS

Para la reserva de plaza se puede llamar al 617036654

o enviar un email a Espacio OCTO informacion[arroba]espacioocto.es

Para sesiones individuales Tf : 630516869

Acertando.

Seguridad es confiar en mis propias capacidades independientemente de las circunstancias externas. Saber que, pase lo que pase, dentro de mí tengo los recursos necesarios para darme lo que necesito en cada momento. Para llegar a sentir esta confianza mi dialogo interno tiene que ser fluido.

La escucha interior y la comunicación directa con mi intuición me acercan a la confianza en mis propias capacidades.

Desde pequeñitos aprendemos que  hay alguien fuera que sabe mejor que nosotros lo que debemos hacer, pensar o sentir, desde nuestros padres, pasando por  maestros, amigos, pareja, médicos etc.

Teniendo en cuenta que hemos depositado fuera las respuestas a nuestro propio camino, no es de extrañar que cuando llegamos a la edad adulta nuestra  intuición esté dormida o, mejor dicho, no sepamos escucharla porque nuestras orejas llevan años de entrenamiento y práctica en la escucha externa.

Educar el oído interno, como casi todo en la vida, es cuestión de práctica y, si me lo permitís, una práctica que merece la pena porque las respuestas a nuestro camino están dentro de nosotros.

Intuición + confianza en nuestras propias capacidades = piernas bien estructuradas.

El próximo  5/11/2009 daré una conferencia gratuita  en  Espacio Octo: Aprendiendo a caminar, donde se hablará de la importancia de la conciencia corporal y de cómo adquirirla. Para mas información pulse aquí.

Vanesa Saavedra

Coaching Corporal

corporal

El Feng shui corporal (FSC) es una herramienta para el cambio. Teniendo en cuenta que sólo podemos cambiar aquello de lo que somos conscientes y que si somos inconcientes de nuestro cuerpo somos inconscientes de lo que pensamos, el FSC es una oportunidad para aumentar nuestro nivel de conciencia y por tanto para ser más libres y dueños de nuestra vida.

Las piernas reflejan la seguridad que tenemos en nuestras propias capacidades.¿Sabes si al estar de pie bloqueas las rodillas echándolas hacia atrás, si tus tobillos están disponibles o por el contrario su ángulo esta abierto a mas de 90º,si el peso de tu cuerpo recae un 80% en  talón y borde externo del pie o por el contrario recae en la parte delantera y borde interno haciendo que tus rodillas se sobrecarguen en la zona interna?

Si desconoces la respuesta a todas estas preguntas  probablemente desconozcas en que áreas de la vida basaste tu seguridad o cúales son las creencias que tienes acerca de la misma.

En consulta he trabajado con pacientes con un gran reconocimiento social debido a su profesión al igual que  con pacientes que nacieron disponiendo una gran fortuna. En pocos casos he encontrado unas piernas bien estructuradas que reflejaran seguridad.

Digamos que el éxito o el dinero son una oportunidad para experimentar,  pero no son la seguridad en sí mismas. Seguridad es que independientemente de las circunstancias externas, que como la vida son cambiantes, yo confíe en mis propios recursos para adaptarme al cambio.

No es la edad la que va debilitando las piernas si no que el tiempo acaba poniendo en evidencia nuestro trabajo interno y actitudes ante la vida.

La ciencia ha demostrado que la mayoría de nuestras motivaciones son inconcientes y una respuesta automática a nuestras creencias aprendidas. El cuerpo es el mapa de la conciencia ….¿Quieres aprender a leerlo?

Vanesa Saavedra

Curso FSC: Aprendiendo a caminar.Monográfico de piernas.pulsa aquí 

Mírate al espejo.

Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido. San Pablo
La mayoría preferimos ser víctimas que verdugos y tal y como nos relacionamos es normal. A la victima se la compadece y al verdugo se le juzga y no sólo hablo de los demás sino también de nosotros mismos.

Es cierto que es muy doloroso ser víctima pero frente a los demás es más cómodo e insisto sobre todo frente a nosotros mismos.

A nadie le gusta ser objeto de una traición si bien es cierto que le otorga el papel de ser consolado y le permite dar lugar a la tristeza. Sin embargo, lo que no solemos contemplar es el dolor que causa ser verdugo o ser responsable del dolor de otro.

YS8CACBD6U6CA8PDYQQCAOWACTRCA4KTLZYCAGVWDUMCAH23CEQCASJGFJKCAF64U7ACA91KG0XCA8PI0BZCAG3OUL0CAE04YWPCAFA6XE0CAF875HXCAS8RFU0CAAGKKMOCA2AD9V5

En mi experiencia profesional y personal ser verdugo es  más doloroso y difícil de asumir pues incluso el que se comporta como verdugo abiertamente justifica su comportamiento aunque sea por venganza porque, ante uno mismo, nadie quiere reconocerse como una mala persona.

El ser humano es muy complejo y lo que suele hacer es colocarse en el papel de víctima con tal de no sentir el dolor que causa ser verdugo.

Piensa en cualquier situación o comportamiento de otro que te haga sentir víctima y se repita constantemente en tu vida.

Volvamos al ejemplo de la traición. Si te sientes traicionado una y otra vez mi consejo es que busques que traición has cometido tú que no te perdonas y dejes de trabajarte liberar el dolor de ser traicionado pues no es más que una cortina de humo para tapar tu propio sentimiento de culpa.

Esto es más serio de lo que parece pues hay gente que se pasa años hablando y yendo a terapias para superar lo que les hicieron y cada paso en esta dirección les aleja más de resolver el origen del problema. Una y otra vez atraen situaciones  de traición que acaban tapando su “delito” original llegando al olvidarlo para siempre perdiendo la posibilidad de recuperar la libertad  de Ser.

He hablado de traición pero es extensible a cualquier comportamiento del que nos sintamos víctimas y no hay que asustarse por reconocer que hicimos algo que causo dolor, pues suele ser por inconsciencia, sólo hay que reconocer la responsabilidad que se tuvo y pedir y pedirnos perdón.

Vanesa Saavedra

¿Víctima o verdugo?

Dentro de la numerología hay dos tipos de diagnóstico: culpa o miedo o lo que es lo mismo, víctima o verdugo. Lo que quiere decir es que ante cualquier experiencia todos llevamos unas gafas u otras y en función de ellas procesamos la información.

El problema surge en que cada uno de nosotros nos sentimos a gusto en este papel al ser conocido por muy penoso que sea llevar dicho cartel.

Nuestra personalidad ha aprendido a moverse en esos parámetros que aunque traigan consecuencias desagradables son conocidas y nos asustan menos que los cambios.

Lo primero que hay que hacer es tomar conciencia de cúales son nuestras gafas para poder situarnos en el papel del observador y desidentificarnos de ese papel,  porque como ya sabemos, todo lo inconsciente esta identificado y el inconsciente dirige nuestra vida en más de un 80%.

Voy a contar un caso extremo pero muy claro. A veces una mujer elige una y otra vez a personas que ya tiene una relación y no lo descubren hasta tiempo después sintiéndose por supuesto engañadas y víctimas de la situación. Pero cuando esto se repite una y otra vez es por algo más allá de la mala suerte o de que el mundo esté lleno de hombres infieles.

Lo cierto es que a nivel inconsciente captamos mucho más de lo que vemos y el día que conocemos a una persona sabemos  si está o no ocupada. Claro que no ocurre de manera consciente, pero lo sabemos y lo elegimos para tener la oportunidad de deshacernos de la creencia y ser libres de elegir.

k_poblete_el_verdugo

Una de mis clientes ante esta situación y con un diagnóstico de víctima me dijo: es que si yo lo supiera desde el principio no saldría con ellos y no me sentiría engañada.

Mi pregunta fue:¿y si lo hubieras sabido, quien engañaría a quien?. Porque de hecho en algún sitio debe saberlo para elegir una y otra vez sólo a personas con pareja. En el inconsciente lo sabe y lo elige para reforzar su papel de victima y “jugar” a sorprendida primero y a víctima después.

Sé que puede ser duro darse cuenta de que es uno mismo el responsable de una situación  tan dolorosa pero también es la oportunidad de romper para siempre con un patrón de conducta, aumentar nuestra conciencia y seguir evolucionando.

Vanesa Saavedra

No te limites III

Hemos aprendido a desear, esa es una de las mayores creencias que arrastramos y una de las mayores fuentes de sufrimiento. Dentro de todos los comportamientos aprendidos quizás el mayor sea el de la felicidad.

Creemos que obtener determinados bienes materiales, relaciones, tipos de vida, amigos, viajes, etc. es un deseo propio cuando en realidad, a cada uno la felicidad nos la proporcionan caminos y cosas diferentes.

Sin embargo todos experimentamos frustración al no obtener determinadas cosas,  sólo que el sufrimiento no procede de no obtenerlas en sí, sino de no escuchar que es lo que queremos nosotros de manera individual en cada momento, que por cierto, suele ser justo aquello que se nos presenta en nuestra vida, aunque conscientemente creamos desear otras cosas.

blog

Incluso porque algo nos haga sentir bien un día o  momento determinado, no quiere decir que esto vaya a ser eterno y nos aferramos a desear su repetición sin darnos cuenta de que si ya no sucede, tal vez ya no lo  deseamos y nuestra alma quiera experimentar cosas nuevas que le permitan evolucionar y sin duda nos hará sentir bien.

Existen mil ejemplos, pero quizás el más sencillo sea cuando llega el fin de semana y uno cree que la diversión es salir, máximo si el anterior salimos y efectivamente nos sentimos muy bien. Si este no logro encontrar planes, me frustro y siento que algo estoy haciendo mal, cuando a lo mejor, lo que me proporcione la felicidad este día sea estar justo  donde estoy, conmigo a solas y ser creativo en mi soledad. Si nos resistimos a la situación difícilmente dejaremos el espacio para que suceda.

No nos limitemos a la hora de definir lo que nos dará el bienestar porque cada día puede ser una cosa diferente. No utilicemos los parámetros sociales,  de otros o nuestros propios recuerdos. Como siempre digo, busca el tuyo propio y disfruta……. a tu manera.

Vanesa Saavedra 

No te limites II

En el artículo anterior No te limites I hacia referencia al paralelismo existente entre la moral judeo-cristiana y las filosofías de la nueva era. Ambas basan sus pilares en no juzgar y en la perfección del las cosas tal como son y al final una basada en el ego y la otra en el diablo acaban juzgando nuestros actos tirando por tierra aquello sobre lo que se construyen.

Mi interés con este artículo es seguir rompiendo cadenas para conectar con la libertad de Ser.

Piensa en cuantas cosas dejamos de hacer por miedo a no gustar, no encajar ,no engordar, no sentirnos solos, no sentirnos diferentes, por miedo a equivocarnos, etc.

En consulta una de mis preocupaciones es que el paciente no use la información para limitar su manera de actuar sino que simplemente lo vea como una herramienta para tomar conciencia de algo que necesita descubrir para seguir evolucionando.

En realidad hay técnicas maravillosas, somos nosotros  los que las usamos como lazos para atarnos por miedo al cambio, la incertidumbre y la tan cacareada libertad.

La información por si misma no encadena, sólo es eso, información. Es lo que yo hago con ella lo que me ata o  libera.

Lo que me gustaría compartir es que sea la técnica o terapeuta que visites no  usemos la información para limitarnos por miedo a ser quien somos sino como una tijera virtual que nos libera del miedo a ser nosotros mismos.

 Vanesa Saavedra